jordi vizcaíno

 

Hola, soy Jordi Vizcaíno, un apasionado del deporte y la actividad física saludable. Estudié Educación Física en el INEFC de Barcelona. Como en todos los estudios, y siempre desde un prisma subjetivo, encontré materias más útiles que otras. Pero lo que más marcó mi futuro personal y profesional no fue nada puramente académico, sino tener que pasar por quirófano para operarme de las dos rodillas. Un remate de voleibol y el crujido posterior fue el inicio.​

 

Hasta ese momento quería hacer la maestría de voley, pero después de colocar las rótulas en su sitio y sentir qué es tener artrosis a los 20 años, cambié la manera de ver las cosas y de sentir el cuerpo.​

 

Según los médicos, habían sido muchos años haciendo deporte: basket, natación, tenis, ciclismo y atletismo y parecía ser que mi cuerpo no estaba preparado para tanto movimiento.

 

Pero no me conformé con esa explicación.​

En las sesiones de rehabilitación, las ganas por saber qué le había pasado a mi cuerpo fueron en aumento. Charlé y discutí con los fisioterapeutas el poco rato que tenían para atenderme. Entendí que la recuperación y la readaptación iban a depender mucho de las ganas que le pusiera, pero también dependería de encontrar lo que me había llevado hasta allí.

 

Comprendí que las operaciones sirvieron para tapar un síntoma, que no solucionaban todos mis problemas y que había algo más. Durante los años de carrera que me quedaban, profundicé en los conocimientos de biomecánica y de las cadenas musculares y se convirtieron en mi pasión. Después, me analicé con el máximo rigor y encontré que tenía algunas deficiencias estructurales y otras técnicas, pero antes de empezar a recuperarme y cambiar, reseteé.​

 

Me alejé durante unos años de la actividad física tanto profesional como personalmente y cambié de aires...​

 

Durante ese tiempo tuve ocasión de viajar bastante y, de una manera u otra, siempre llegué a lugares cargados de una energía especial que empecé a sentir como propia. Me di cuenta que la visión física que tenía de las cosas hacía siempre que la perspectiva fuese incompleta. Sentí que había cosas que podían no ser cuantificables, pero que tenían la capacidad de cambiar cosas. Fue entonces cuando me inicié en el Reiki y el control de las palabras como marcadores de nuestra vida.

​Con esa idea más global,  volví a analizarme y decidí cambiar. Trabajé en varios gimnasios de Barcelona como monitor de natación y de corrección postural. Me formé en Pilates y más tarde entré en la gestión deportiva. Cuando cambias el terreno y te adentras en los despachos, es fácil perder la perspectiva de las cosas, de saber lo que realmente importa. Así que más tarde volví a los orígenes: al trato personal. Me sentía mucho mejor así, ya que siempre sentí la necesidad de ayudar a los demás.​

La vida me volvió a cambiar al ser padre. No sólo por lo que implica ese gran cambio, sino por lo que acompañó a ese acontecimiento. Volví a correr tras leer "Born to Run", experimenté las sensaciones de quedarse con los pies desnudos y ver que eran capaces de hacer lo que hasta ahora pensaba que no eran capaces. Me permitió abrir los ojos a muchos aspectos que conforman nuestras vidas y despertó en mí un espíritu más crítico.

Una de esas cuestiones me llevó a probar el agua de mar en las dietas y en la recuperación muscular post ejercicio. He podido investigar y experimentar en mi propio cuerpo y en de algunos alumnos los efectos, para llegar a conclusiones que no son de dominio público.

Al sentir una especial atracción por tratar de ordenar y explicar aquello que rompe con la visión mayoritaria de la sociedad, he intentado aportar mi capacidad didáctica para explicarlo de la mejor manera. Estoy convencido que enseñándolo bien, seríamos capaces de entenderlo y aceptarlo.

Porque el objetivo es siempre hacer más saludable la vida de todas las personas con las que estoy. Esto es lo más enriquecedor que uno puede encontrar. Tanto a nivel profesional como personal.

Gracias por haber llegado hasta aquí y espero poder ayudarte a conseguir tus objetivos. ¡Salud!

© 2017 by Jordi Vizcaíno